Recomendaciones para montar bicicleta en el verano.

El verano es una temporada con temperaturas muy cálidas en algunos países como es el nuestro, por la larga duración del día y la temperatura agradable montar bicicleta en esta temporada es muy satisfactorio, pero es importante tomar en cuenta algunas recomendaciones para que estos paseos sean más placenteros y seguros: algunas recomendaciones son: 

Mantenerte Hidratado

El agua actúa regulando la temperatura corporal mediante la sudoración, transporta nutrientes a las células y participa en todas las reacciones químicas del organismo.

Normalmente es aconsejable beber entorno a los dos litros de agua diarios. Esta cantidad debe doblarse si tenemos pensado hacer ejercicio como montar bicicleta. Es imprescindible beber antes, durante y después de hacer ejercicio, aun cuando no sienta sed.

Asimismo, hay que evitar las bebidas con gas o azucaradas, al igual que las grandes ingestas de agua.

Lo ideal es beber pequeños sorbos cada 10-15 minutos, aunque puede variar dependiendo del calor o del esfuerzo realizado.

Además, para una actividad algo más intensa, se debe tomar bebidas isotónicas que incluyan sales minerales como sodio.

Escoger las horas más frescas del día

Cuando una persona se dispone a realizar alguna actividad física es aconsejable que evite las horas de más calor.

Por lo tanto, tal y como señalan los expertos, las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde son las más recomendadas. No obstante, siempre hay que informarse sobre la condiciones del tiempo para ese día.

Utilizar la vestimenta apropiada para montar bicicleta

En el mundo del ciclismo ya existe una ropa para cada tipo de ciclista, así como para cada estación del año de acuerdo al país, de esto se encargan las marcas especializadas en el tema.

No obstante es importante mencionar algunas cualidades que estas deben poseer: deben ser cómodas, frescas, de colores claros y de una tela que le permita tener una adecuada transpiración.

Así mismo tomar en cuenta el calzado que vas a utilizar, asegurándose de que sea adecuado y de que le provea la comodidad y la seguridad que necesita.

Planea tu ruta

Siempre que sea posible, planea una ruta que te lleve por calles tranquilas y sombreadas. Con frecuencia las vías arteriales secundarias bordeadas de árboles ofrecen mejor calidad de aire y sombra.

Y, si puedes, opta por las sendas para bicicletas. Cualquier calle que te mantenga alejado de autos calientes te ayudará a mantenerte fresco.

Protege tu piel del sol

Al igual que en la playa, en una larga jornada de bici bajo el sol es importantísimo mantener la piel protegida de las radiaciones solares.

El uso de una crema solar de factor 30-50 es lo más recomendable para garantizar una buena protección, así como volver a aplicar las veces que sea necesario en la cara, cuello y brazos, sobre todo, ya que son las zonas más expuestas.

Protege tus ojos

Otro accesorio indispensable cuando vamos en bicicleta son las gafas de sol. El exceso de luz puede dañar los ojos y provocar daños en el tejido ocular, así como problemas de visión a largo plazo.

Lo más importante en unas gafas es que las lentes tengan filtro Ultra Violeta y que filtren la menor luz posible, así los ojos permanecen protegidos.

En condiciones con menor luz solar, en días nublados, por ejemplo, deben utilizarse lentes con mayor filtración. En estos casos, contar con un par de gafas con lentes intercambiables es una buena opción.

Otro motivo importante para utilizar gafas es la protección frente a pequeños objetos como puede ser grava, insectos o polvo.

Ver también: 8 Recomendaciones que todo ciclista urbano debe seguir