Nicolás Tivani, ganador de la 17ma edición del premio “El deportista del año”, en Argentina…

Con la humildad siempre muy presente, Nicolás Tivani se mostró anoche feliz por haber sido el máximo triunfador de la 17ma edición del premio “El deportista del año”, que entregó como es habitual DIARIO DE CUYO, en la ceremonia realizada en esta ocasión en el salón Los Palmares, en Chimbas.  El juvenil ciclista sanjuanino cerró su mejor año como profesional de manera ideal siendo elegido por el jurado como el más destacado del 2017, y a su vez imponiéndose en la terna del ciclismo. Nicolás, quien compite en un equipo europeo, se impuso con 23 votos por sobre las boxeadoras Cecilia Román (18 votos) y Leonela Yúdica (16), sus escoltas en la lucha por la principal corona.

“Este año fue algo único para mí. Cumplí muchos sueños y ganar este premio es un sueño hecho realidad”, destacó Tivani al ser nombrado como el vencedor. La gala contó con la presencia de diversas personalidades provinciales encabezadas por el gobernador, Sergio Uñac, y el director de DIARIO DE CUYO, Francisco Baltazar Montes.

LA TEMPORADA DE NICOLÁS

Al recibir la mayor distinción que otorga el deporte provincial Nicolás Tivani cerró un año soñado. Debutó dentro del pelotón profesional integrando una mítica escuadra de origen italiano con bandera búlgara, en la que se forjaron grandes figuras del ciclismo europeo: el Unieuro Treviggiani Hemus 1896. Y su presentación en sociedad no pudo ser mejor, en su casa, en la primera edición internacional de la Vuelta a San Juan. Quiso el destino que el “Ardilla” mantuviera en vilo el corazón de sus vecinos pocitanos cuando arribó a la zona urbana de su departamento escapado con el argentino Maximiliano Richeze y el italiano Oliverio Troia. Un error de cálculo (lanzó el embalaje un centenar de metros antes porque creía que la llegada estaría en la calle Furque y no donde se ubicó) lo condenó al tercer lugar del podio. Meritorio, sí. Elogiable, seguro. Pero para su competitivo corazón, un premio consuelo. Haber ganado la etapa que terminó en su tierra, habría sido tocar el cielo con las manos. Estaba contento, pero no conforme. Al fin de cuentas es un campeón.

Luego de su presentación en sociedad con la casaca del Continental europeo, Nicolás dejó el abrasador verano sanjuanino para internarse en el gélido invierno italiano. Participó con su equipo en ocho competencias, siendo su mejor performance un cuarto puesto en el Trofeo Edil, carrera reservada para ciclistas sub-23.

Retornó al país a fines de abril para subir al escalón más alto del podio con la camiseta azul de “la sanjuanina” en los campeonatos argentinos de ruta que se desarrollaron en San Luis. Colgó de su cuello las dos medallas doradas de los sub-23, la de contrarreloj y la de la prueba en pelotón.

Entre el 5 y 7 de mayo en el ámbito de los panamericanos de ruta que se desarrollaron en Santo Domingo, República Dominicana, Nicolás volvió a subir a los dos podios. Fue tercero en la contrarreloj y segundo en la competencia en línea.

Su regreso a Italia le permitió a su equipo mostrar orgulloso a un campeón nacional. Desde entonces, en las pruebas sub-23, Tivani vestía una malla distinta a la de sus compañeros, la camiseta albiceleste de monarca argentino con las publicidades de su conjunto.

Entre junio y julio, sufrió varias carreras con montaña, como la Vuelta a Portugal. En septiembre, luego de haber entrenado un mes con Maximiliano Richeze preparándose para el Mundial, logró algunos resultados alentadores. Ganó una etapa, fue segundo y tercero en otras y ganó la general de los jóvenes en la Vuelta de Bulgaria.

De las siete carreras restantes que disputó, más allá del undécimo puesto en la cita ecuménica para los sub-23 de Bergen, Noruega, y de la victoria en la 48va edición de la Ruota d’Oro, prueba para corredores de su edad; lo más importante que consiguió Nicolás fue el décimo puesto en el Memorial Marco Pantani, carrera donde acudieron gran cantidad de equipos World Tour y en la que peleó palmo a palmo el embalaje por el cuarto puesto a figuras consagradas del pelotón rentado, como Sonny Colbrelli y Elía Viviani.

En 2018 seguirá en el Unieuro, con la posibilidad sobre mediados de año de integrarse a alguna escuadra de las categorías superiores como “stagieri” o “neo profesional”.