Elia Viviani triunfó en la Corsa Rosa del Giro de Italia 2018.

Elia Viviani alcanzó en Nervesa el cuarto triunfo de su trayectoria en el Giro.

Elia Viviani obtuvo uno de sus triunfos en la edición de 2015 y tres en esta de 2018. Sin embargo, sus dos victorias anteriores se produjeron en las jornadas de Israel: “Me hacía ilusión ganar en mi país.

No resta valor a las etapas de territorio israelí, pero sabe mejor alzar los brazos en casa”. Su hat-trick significó también el parcial 1.250 para italianos en su carrera:

“Siempre gusta entrar en la historia, aunque se trate de una nota en pequeño en una página”.

Viviani, de 29 años y campeón olímpico en onmium en Río de Janeiro 2016, aprovechó el primer asalto al esprint del Giro en tierras israelíes para demostrar que es uno de los mejores velocistas del pelotón.

Al superar a Sam Bennett y puntuar en los intermedios, Viviani amplió a 40 su renta como líder en la clasificación de la maglia ciclamino: “Nunca he ocultado que me encantaría llegar con la prenda al podio final de Roma”.

También explicó su gesto al cruzar la meta: primero pidió un poco de calma y luego celebró con rabia: “En ocasiones recibes críticas injustas, como en Ímola.

Si no conseguí disputar, no fue porque no di el máximo. Pero me descolgué. Así funciona este bonito deporte: a veces ganas y a veces pierdes”.

Aprovechó Elia Viviani la que puede ser casi su última opción para conquistar su cuarta etapa en este Giro. El corredor veronés del Quick-Step confirmó en la meta de Iseo su condición de mejor sprinter de la ‘Corsa Rosa’, llevándose con claridad pese al arreón final de Sam Bennett una etapa nerviosa y rápida. Un llegador de alto nivel.

Ver también: Sam Bennett (Bora) ganó la séptima etapa del Giro de Italia 2018